Saltar al contenido

¿Cómo saber si tengo ovario poliquístico o endometriosis?

Son dos de las enfermedades uterinas más comunes y sin embargo muchas mujeres no saben cómo reconocerlas.

A lo largo de nuestra vida atravesamos por diversos momentos en los que nuestra salud sexual y/o reproductiva se ve afectada por enfermedades que alteran el funcionamiento de nuestro útero.

Entre las condiciones médicas más comunes se encuentran el síndrome de ovario poliquístico (SOP) y la endometriosis, las cuales no sólo se manifiestan en el funcionamiento irregular de los ciclos menstruales de las mujeres sino también a través de cambios y malestares físicos.

Por eso es necesario conocer los síntomas y el tratamiento de cada una de estas enfermedades uterinas.

¿Qué es el síndrome de ovario poliquístico?

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una enfermedad que se produce cuando una mujer tiene niveles muy elevados de andrógenos, hormonas masculinas que las mujeres poseemos pero en cantidades pequeñas.

Este desbalance hormonal impide o dificulta que los ovarios liberen óvulos maduros, lo que puede dar como resultado que la mujer con esta enfermedad sufra de ciclos menstruales irregulares, problemas de la piel como acné o aumento de vello, aparición de pequeños quistes en los ovarios y, además, sufra de problemas de esterilidad.

Para detectar el SOP hay que estar atentas a los siguientes síntomas: ausencia de la menstruación durante uno o varios meses, sangrado menstrual muy abundante, presencia de vello facial y corporal en el pecho, abdomen y alrededor de los pezones; manchas oscuras alrededor de las axilas, la ingle, el cuello y los senos.

Aunque suele ser diagnosticado en la mayoría de casos a mujeres a partir de los 20 o 30 años, también puede afectar a niñas o adolescentes que recién empiezan a menstruar.

En cuanto a la detección de la enfermedad, lo primero es realizar un examen físico para verificar si existen los rasgos corporales propios del SOP como el tema del vello facial y corporal. Luego se procederá a una prueba de ultrasonido para determinar si existen o no quistes en los ovarios.

También se recomiendan exámenes de sangre para determinar los niveles de producción de las hormonas femeninas (como los estrógenos) y de las hormonas masculinas (como la testosterona). Otros exámenes pueden incluir el analizar los niveles de azúcar y lípidos en la sangre ya que el SOP ha sido relacionado con otras condiciones como la diabetes, el colesterol alto y el aumento de peso y la obesidad.

Por eso para el tratamiento en muchos casos se recomienda que la mujer con SOP baje de peso ya que esta medida puede contribuir a regular los cambios hormonales. Por otro lado, usualmente se recetan pastillas anticonceptivas para crear ciclos menstruales regulares.

¿Qué es la endometriosis?

Cada mes los ovarios de una mujer producen hormonas que provocan a su vez que las células del revestimiento del útero se engrosen para recibir a un posible óvulo fecundado.

Cuando la fecundación no se produce, el útero elimina este revestimiento llamado endometrio en forma de sangre y tejido que es expulsado por la vagina durante la menstruación.

La endometriosis ocurre cuando ese revestimiento uterino crece en otras partes del cuerpo como los ovarios, las trompas de Falopio, los intestinos, el recto o la vejiga.

Los síntomas de la endometriosis son más fáciles de detectar pues incluyen menstruaciones con cólicos dolorosos que pueden llegar a ser muy intensos, sangrado abundante o entre periodos menstruales, dolor durante la penetración vaginal, dolor pélvico o en la parte baja de la espalda que puede presentarse en cualquier momento y puede prolongarse durante 6 meses o más.

Cabe mencionar que, al igual que el SOP, la endometriosis también puede causar infertilidad. Su tratamiento incluye como paso previo una prueba de ultrasonido para determinar el estado interior de la pelvis.

Aunque actualmente no existe una cura para la endometriosis, en cuanto al tratamiento, lo que se recomienda es, de acuerdo a la edad y a la gravedad de los síntomas de la paciente, el uso de analgésicos para aliviar los cólicos y el dolor en la pelvis o en la espalda.

Otros tratamientos se realizan en base al uso de pastillas anticonceptivas para aliviar los síntomas de la endometriosis. En casos de dolor demasiado intenso, se procede a la cirugía para extraer tumores o tejido cicatricial o, en última instancia, se realiza una histerectomía, que consiste en la extirpación del útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

Informa https://wapa.pe

Notidiario – Salud